Por haber nacido en otra parte

En la serie de los Caprichos, Goya nos retrata la crisis social de su mundo, dibujando la decadencia de una sociedad basada en valores religiosos que esclavizan la conciencia, y en una estratificación de clases tan exagerada como absurda, pero respetada por la masa desde una sumisión ciega.
Este dibujo que comparto pertenece a los que Goya dedica en esta serie a la Santa Inquisición, mostrando la nimiedad de las penas cometidas junto a la exageración salvaje de las condenas. Goya lo titula con su puño y letra “POR HABER NACIDO EN OTRA PARTE“, junto a la figura del torturado.
Ya en aquella existían los que clamaban por una absurda raza española (véase en wikipedia racismo en España ) y ya en aquella éstos eran los mismos débiles de espíritu que se escondían detrás de las faldas del cura inquisidor o vendían su alma al primer adinerado que les diera unas palmadas en la cabeza a cambio de que agitasen las banderitas de los sentimientos patrios, racistas y nacionalistas (de toda índole). Porque no hay nada como agitar banderitas de colores para ventilar el olor a mierda que esconden.
Hoy esta masa de débiles de espíritu, producto de la ignorancia y el olvido que dejan las guerras injustas y el doloroso devenir histórico del ser humano, votarán de nuevo ciegos y sumisos a las políticas que permiten que se firmen tratados económicos internacionales a escondidas del pueblo, que la corrupción sea inherente a la política o que se apoyen las guerras y matanzas de seres humanos de otros países por meros intereses económicos. Los mismos que se niegan a acoger a los refugiados que escapan del infierno del que somos cómplices. Los mismos flojos de espíritu que se siguen basando en el discurso vacuo de las banderitas y en la negación del otro, condenándolo a los sufrimientos más inhumanos “por haber nacido en otra parte“.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *